Telf.: 0034 695 45 67 35ventas@uniform-agri.com
  • English Global
  • English UK
  • Nederlands
  • Vlaams
  • Dansk
  • Français
  • Deutsch
  • Español

Internet de las cosas

Se encuentra usted aquí

La aplicabilidad de la Internet de las cosas (IOT) en la agricultura

Publicado en: Página web de Prodap y Labor Rural

La innovación en la agricultura es constante y necesaria en aras de la eficiencia productiva. Actualmente trabajamos con equipos altamente especializados y equipos autónomos que son extremadamente eficientes con la recopilación de información en tiempo real. Hoy en día la máxima producción en varias granjas se ha logrado gracias a la agricultura 4.0 que tiene como objetivo recoger, integrar y procesar la información a través de sensores, Internet y software. Se utilizan algoritmos para este gran número de datos recopilados, "big data", transformando la información en números que ayudan a la toma de decisiones. Las noticias del sector agrícola siempre tienen por objeto generar mejoras en la producción y/o la gestión. El mercado lanza continuamente innovaciones para catalizar las operaciones que hacen que la producción sea más fácil de manejar, más eficiente y más sostenible.

La "Internet de las cosas" (IoT por sus siglas en inglés) ya está presente en la agricultura para impulsar la capacidad productiva. Es esencial comprender los beneficios de invertir en estas y otras tecnologías, ya que su objetivo en el entorno digital es sencillo: ayudar al productor, maximizar sus beneficios y optimizar las operaciones. La "Internet de las cosas" es una extensión de la Internet actual. Con ella, estos objetos con capacidad de computación y comunicación (hardware) pueden conectarse a la Internet. Estos dispositivos de hardware tienen sensores que se apoyan en diversas fuentes para generar la información (mejorando la recolección de datos). Los datos recogidos en sí mismos no son suficientes, por lo que se necesitan características avanzadas, que llamamos algoritmos existentes en el software, para obtener conocimientos procesables basados en los datos recogidos. La información se guarda en la nube y se puede acceder a ella a través de la Internet. El ganadero toma entonces decisiones basadas en los datos que se recogen y analizan actualmente. En la industria lechera, por ejemplo, tenemos el Sistema de Localización en Tiempo Real (RTLS). Este sensor se ha utilizado ampliamente en las granjas de Europa. Con este sistema el granjero sabe cuánto tiempo las vacas están acostadas o paradas/caminando. Eso dice mucho sobre el bienestar animal. Si una vaca está acostada demasiado tiempo, probablemente esté enferma.

El sistema RTLS utiliza los datos recogidos y analizados por los algoritmos para advertir al productor a través de una alerta (recibida en dispositivos móviles como una tablet o el móvil, o en un ordenador) cuando detecta un animal potencialmente enfermo basándose en su análisis de movimiento. Este tipo de sistema, debido a los algoritmos existentes en el software, puede anticipar información días antes de que ocurra el evento. Diagnosticar la enfermedad de un animal con antelación significa una mayor eficiencia en el tratamiento y una menor pérdida de producción. Además, este tipo de sistema envía señales de que los animales pueden estar en celo, y la información exacta de dónde se encuentran los animales, ahorrando tiempo de búsqueda en el establo. 

En la agricultura, podemos mencionar los sensores de vigilancia del clima para los cultivos. Con ellos es posible integrar varios sensores inteligentes en el campo para obtener una estación meteorológica completa. Los sensores pueden recoger información diversa como la humedad del aire y del suelo, la temperatura y la radiación solar que reciben las plantas. De esta manera, los agricultores pueden disponer fácilmente de ella en tiempo real. El riego puede ser programado automáticamente considerando toda la información, optimizando así el uso del agua. El éxito de la Agricultura 4.0 se debe a una tríada perfecta: el hardware tiene sensores para capturar la información, la "Internet de las cosas" recoge los datos y los pone a disposición del software a través de algoritmos que procesan los datos.

Toneladas de información ya se recogen 24 horas, 7 días a la semana, y se devuelven al agricultor de forma inteligente. A través de estos datos, es posible tener un mejor control sobre el proceso de gestión de la explotación, lo que permite una toma de decisiones temprana, menores riesgos de producción, una mejor planificación y, en consecuencia, mejores resultados.

Nayara Magalhães Gonçalves
Veterinaria graduada en la Universidad Federal de Vicosa - MG
Soporte a clientes y Desarrollo de Mercado en Uniform-Agri en Brasil, que desarrolla y vende software para la industria lechera.