Análisis sanitarios de las explotaciones de leche en los últimos 3 años en Europa

Al igual que en los artículos anteriores sobre la comparación de explotaciones, el conjunto de datos que utilizamos para estos análisis y la evaluación comparativa son un conjunto único de datos de ganaderos de leche que utilizan el software UNIFORM desde hace muchos años en 4 países diferentes. Todos los ganaderos participan en la comparación de explotaciones y envían su resumen de datos mensualmente. De forma anónima, estos datos pueden utilizarse para analizar la situación en los 4 países de este estudio. Analizamos un grupo fijo de explotaciones de los 4 países que participan en esta comparación de explotaciones durante un mínimo de 3 años seguidos. Los datos de los gráficos mostrados son los valores medios en enero de cada año. Los países son Países Bajos (1420 explotaciones), Bélgica (299 explotaciones), Alemania (170 explotaciones) y Reino Unido (480 explotaciones).

En este capítulo nos centramos en la salud del rebaño. Se han analizado los indicadores de salud de la ubre de vacas de leche: Recuento medio de células somáticas y porcentaje de vacas con más de 250.000 RCS.

Sabemos que hay otras enfermedades e indicadores de bienestar animal importantes en las explotaciones de leche, como la incidencia y prevalencia de cojeras o las enfermedades del periodo de transición. Pero en esta evaluación comparativa analizamos los KPI de salud de la ubre porque éstos se gestionan como parte de lo que se denomina en UNIFORM «el link del país». Por lo tanto, todos los ganaderos tienen que gestionar y comunicar datos sobre la salud de las ubres de las vacas de ordeño. En muchos lugares, la gestión de los datos y la comunicación con las organizaciones nacionales de registro lechero y los gobiernos se realiza directamente desde el programa en la granja. Los datos sanitarios recogidos en esta evaluación comparativa son muy precisos.

Por otro lado, la calidad de la incidencia y la prevalencia de las enfermedades depende de las rutinas y los sesgos de cada explotación. En consecuencia, los datos son más heterogéneos y, por tanto, no se incluyen en este análisis comparativo de explotaciones.

Recuento de células somáticas promedio (RCS):
El recuento de células somáticas mide simplemente el número de células en la leche; cuanto mayor sea el recuento de células somáticas, mayor será la probabilidad de que haya una infección. Las vacas no infectadas suelen tener un RCS inferior a 100.000/ml, y casi siempre tienen un RCS <200.000/ml. La misma lógica se aplica a la media del RCS en el tanque a granel. En algunas granjas, el umbral utilizado para determinar un rebaño sano es un RCS <150.000/ml.

Este gráfico muestra que 2 de los 4 países de la evaluación comparativa (Reino Unido y Países Bajos) están, desde hace 3 años, por debajo de los 200.000 de RCS. Esto significa que los rebaños de estos dos países tienen, por término medio, una muy buena salud de las ubres. Bélgica tiene siempre un valor en torno a los 200.000 de RCS.

Esto podría explicarse como resultado de la normativa sobre el control del uso de antibióticos que se aplica desde hace más de una década en Países Bajos. Dado que los tratamientos individuales con antibióticos se utilizan menos, los ganaderos han centrado su trabajo en la prevención y el control de enfermedades.

Además, en Reino Unido se han implantado en los últimos años nuevas normativas y auditorías para mejorar el bienestar animal. Esto añade más presión a los ganaderos para que gestionen mejor la salud de sus vacas lecheras. Los protocolos de prevención y control son cada vez más comunes en las granjas de Reino Unido.

Porcentaje de vacas con RCS elevado:

Un valor promedio es un indicador útil, pero no debe utilizarse por sí solo para monitorizar el rebaño. La razón por la que no se recomienda fijarse sólo en el valor medio es que, para diferentes distribuciones de datos, la media podría ser la misma. Para cualquier gráfico de datos, si la distribución de los datos es normal, el valor promedio es muy preciso como indicador, pero si la distribución de los datos no es normal, con muchos valores bajos y muchos valores altos, el promedio podría ser el mismo valor que el caso anterior, pero la situación real es muy diferente. Para ello, también analizamos el porcentaje de vacas infectadas dentro de un rebaño (vacas con RCS superior a 250.000). Este grupo de vacas debería ser inferior al 20% del rebaño. Usado en combinación con el RCS promedio, nos ayuda a monitorear mejor los rebaños.

En el segundo gráfico se muestra que, de nuevo, Países Bajos y Reino Unido tienen los valores más bajos.

Además, en todos los países, la tendencia de las vacas infectadas es la misma que la de la media del CCE: más o menos estable en el caso del Reino Unido, aumentando un poco en Países Bajos, aumentando en el último año en Bélgica y disminuyendo en el último año en Alemania. En todos los países, el porcentaje es inferior al 20%, e incluso al 15%. Lo que indica un control adecuado de las infecciones de la ubre en los rebaños.

Resumen
El análisis de estos indicadores nos muestra una clara tendencia en los cuatro países a mejorar la salud y el bienestar de los animales. Hace unos años, la gestión del rebaño se centraba en la mejora del rendimiento reproductivo, debido a su importancia en la vida productiva de las vacas lecheras. Hoy en día, la salud y el bienestar del rebaño ocupan un lugar más importante en la gestión de las explotaciones. Los ganaderos y los profesionales del sector lácteo son más sensibles a esta cuestión, porque unos animales más sanos serán más eficientes en la reproducción y la producción de leche, más longevos y contribuirán a una ganadería más sostenible.

Ir. Harm-jan van der Beek
UNIFORM-Agri

Almudena Molinero, DVM
UNIFORM-Agri

Leer más artículos

¡Comparta esta historia!