Telf.: 0034 695 45 67 35ventas@uniform-agri.com
  • English Global
  • English UK
  • Nederlands
  • Vlaams
  • Dansk
  • Français
  • Deutsch
  • Español

Impacto del estres por calor

Se encuentra usted aquí

Camilla Groenhoff ha estudiado el efecto del estrés por calor en el rendimiento de los animales en Holanda en UNIFORM-Agri durante su proyecto de fin de grado. Para su trabajo de fin de grado también ha escrito un artículo con los resultados de su investigación, que se puede leer aquí.

Impacto del estrés por calor en el rendimiento de los animales en granjas lecheras holandesas
Debido al cambio climático, el estrés por calor se producirá más a menudo en los Países Bajos. En combinación con las restricciones de producción y el cambio de la mayor producción posible a la mejor producción de leche posible, esto será un desafío para el productor lechero holandés. Los estudios prácticos previos sobre las consecuencias del estrés por calor para las granjas lecheras holandesas han sido limitados y por lo tanto no estaba claro cuáles son las consecuencias exactas del estrés por calor. CamillaGroenhoff, una estudiante de la Universidad de Ciencias Aplicadas Van Hall Larenstein, ha dedicado su trabajo de fin de grado a determinar las consecuencias del estrés por calor en las granjas lecheras holandesas para UNIFORM-Agri BV.

Estrés por calor
El estrés por calor se produce cuando se supera la temperatura crítica máxima. Cuando esto ocurre, los animales no son lo suficientemente capaces de perder su calor, causando el aumento de la temperatura corporal. Debido al estrés térmico, el crecimiento, la salud, la producción de leche y la reproducción ya no tienen prioridad en el cuerpo del animal que sufre de estrés térmico. El indicador más comúnmente utilizado para el estrés por calor es el Índice de Termo-humedad (THI), una fórmula que combina la temperatura y la humedad. El umbral más comúnmente utilizado para el estrés por calor es un THI de 72. El estudio se centró en datos anónimos de 600 granjas lecheras holandesas de los años 2018 y 2019. Los aspectos analizados han sido la producción de leche, la salud de ubre y la reproducción. Las ganaderías que obtienen mejores resultados en los distintos rendimientos de los animales analizados parecen ser las menos afectadas por el estrés por calor. Este es un resultado sorprendente porque los animales con mejor rendimiento animal tienen una mayor producción de calor y por lo tanto serían más sensibles al estrés por calor.

Impacto en la producción de leche
La producción de leche disminuye cuando el THI supera los 70. Esto ya ocurre a una temperatura de 22 grados. Cuando el THI supera los 80, la producción de leche puede caer hasta el 38%. Hay un claro retraso de 48 horas entre el aumento del THI y la caída de la producción de leche. Las vacas lecheras en la mitad de su lactación (80 - 120 días en leche) son más sensibles al estrés por calor. Las vacas más viejas tienen una menor producción de leche y por lo tanto son menos sensibles al estrés por calor.

Las vacas lecheras en el inicio de la lactación son menos dependientes de la ingesta de alimentos. Como resultado, producen menos calor por kilogramo de leche producida. Las vacas de segundo parto también parecen ser más sensibles al estrés por calor. Vacas de 3 o más lactaciones son las menos afectadas por el estrés por calor. De media, no es hasta el mes de noviembre que la producción de leche empiece a subir de nuevo. En octubre, la producción de leche es por lo tanto en promedio 2 kilos más baja que en enero. Así que los efectos del estrés por calor duran bastante más tiempo que sólo durante los períodos en que hace mucho calor.

Efectos en la salud de ubre
El recuento de células somáticas en tanque ha sido analizado para comprobar la salud de ubre. El recuento de células comienza a aumentar desde marzo y sigue aumentando hasta agosto. A partir de entonces disminuye de nuevo. Se ha encontrado una fuerte correlación entre el recuento de células en tanque y el THI.

Las ganaderías con un alto recuento de células en tanque (> 250) aumentan en promedio mucho más que aquellas con un bajo recuento de células en tanque (<100). Las ganaderías con un mayor número de células en tanque probablemente tienen más animales con un recuento celular superior a 250. Estos animales en particular están causando el gran aumento durante los meses de verano.

Impacto en la reproducción
Se han analizado varios indicadores reproductivos. Los principales resultados son que la tasa de inseminación y la tasa de concepción se ven afectadas negativamente. Por ejemplo, se encontraron disminuciones del 2 al 63% en la tasa de inseminación, y la tasa de concepción disminuyó entre el 1 y el 60%.

La tasa de inseminación disminuye porque la duración y la intensidad del celo disminuyen con las temperaturas altas. Como resultado, los animales muestran celo peor. La tasa de concepción disminuye porque hay menos vacas que queden gestantes. Esto tiene que ver con la calidad de los óvulos, que está influenciada negativamente por el estrés térmico. Como resultado, las vacas que paren en primavera y verano tienen más dificultad para preñar que las vacas que paren en otoño o invierno. Toma un promedio de dos ciclos ováricos (21 días aprox.) para recuperarse del estrés por calor, por lo que los efectos negativos del estrés por calor pueden durar hasta el otoño.